EL INGRESO MÍNIMO VITAL APROBADO POR MAYORÍA


                                   
Por fin se aprobó ayer, 10 de junio 2020, en el Congreso el Proyecto de Ley del INGRESO MÍNIMO VITAL (IMV), que trata de erradicar la pobreza extrema en España. Esta es la medida estrella del Gobierno de coalición PSOE-Unidas-Podemos, que beneficiará a 2,3 millones de personas o entre 850.000 a un millón de hogares. Dos características señalaron casi todos los portavoces de los Partidos, incluso VOX: Que es un medio de distribución de la riqueza, al tratar de eliminar la exclusión social de las personas que se hallan en pobreza extrema. Por ello, tiene cierto carácter universal, es decir, para todas aquellas personas que cumplan las condiciones establecidas, y sin estar vinculado al trabajo, como medio de subsistencia. VOX, que se abstuvo y no votó en contra, solo insistió que "tendrá un efecto llamada".

También se oyeron en la tribuna del Congreso que el IMV es un paso adelante, pero insuficiente. La CUP y Bildu así lo dijeron, proponiendo que la medida estrella sea LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL (RBUeI), eliminando todo condicionamiento y la burocracia que lleva aparejada la Solicitud del IMV.

Para los defensores de la RBUeI, entre los que me cuento, como miembro de la Asociación Andaluza por la RBU, celebro sobremanera la aprobación de este suelo de garantía social gubernamental, que haga desaparecer la pobreza extrema, creando un derecho subjetivo a tener las necesidades muy básicas cubiertas y no solo a tenerlas cubiertas a través de la beneficencia, de Cáritas, Cruz Roja, Bancos de alimentos etc. Si es un derecho subjetivo es universal, aunque restringido a aquellas personas que cumplan las condiciones establecidas por el Decreto, diferente, por tanto, de la universalidad incondicionada de la RBU. Pero esto ya es un paso. Otro aspecto positivo es el señalado por algunos  portavoces y es que el trabajo asalariado no es  ya el único modo de subsistencia, en cumplimiento del dicho "quien no trabaje, que no coma". El trabajo asalariado no es ya obligatorio, sino optativo en ciertos casos, pues el IMV pueden solicitarlo las personas que trabajan o los que estén parados, aproximándose así a la RBUeI, que se otorga a todas las personas, independientemente de quien conviva y de modo incondicional, trabaje o no quiera trabajar. En este aspecto, estoy de acuerdo con lo que apuntaba el portavoz de la CUP, de que el Proyecto estrella del Gobierno de coalición PSOE-UPodemos, NO puede ser el IMV, sino la Renta Básica Universal e Incondicional. 

Me congratulo, además, como miembro de las Comunidades Cristianas Populares de Sevilla, de que esta medida se haya aprobado en  Vísperas de la festividad del Corpus Christi, es decir, de la celebración o memoria del Día del amor fraterno, recordando o trayendo al corazón  otra vez, que todos formamos una Comunidad de hermanos, que, teniendo un origen común, somos iguales en derechos, aunque desiguales en muchas cosas y que, por tanto,  en esa Comunidad, no puede existir "nadie que pase necesidad", como ocurría en la primitiva Comunidad cristiana, que narran los Hechos de Apóstoles, cc. 2,41-46 y 4, 32-35.

Antonio Moreno de la Fuente
Miembro de las CCP y AARBU
Sevilla 11 de junio 2020

Comentarios

Revista de actualidad

BANDERAS POR LA MONARQUÍA

IMPLANTAR EN EUROPA LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL