RESPETO MUTUO, POR ENCIMA DE LAS IDEOLOGÍAS



Esta es la respuesta que ayer le dio la Presidenta del Congreso Meritxell Batet a Àngels Barceló, de la Cadena SER. Es interesante volver a escuchar la conversación, por su sensatez. Siempre ha habido tensiones en el Congreso y no solo ahora. Habria que recordar, por ej.,  las  agrias sesiones del Congreso de la II República, cuando "la discusión de la ley de reforma agraria avanzaba como también lo hacía el Estatuto de Cataluña, objeto de apasionados debates en los que la llamada "masa encefálica" de aquellas Cortes echó todo su cuarto a espadas" (según nos refiere Santos Juliá, en su Introducción a los Cuadernos robados de Manuel Azaña). Por ello, como dice la Presidenta del Congreso: "Las ideologías nos pueden separar, pero debemos mantener el respeto". Y esto es los que falta ahora. Posiblemente ocurriría otro tanto en el Congreso de la II República, cuando Lerroux no tuvo más remedio que pasar a la oposición, al incorporar Azaña al Gobierno a los socialistas Largo Caballero e Indalecio Prieto, pero hoy es patente y manifiesto. Ahí están los insultos de Cayetana,  llamando al padre de Pablo Iglesias "terrorista", porque militó en el FRAP, un partido prohibido por la dictadura franquista, como el PCE y el PSOE. Y el comentario soez  de Pablo Iglesias al abandonar el portavoz de VOX, Espinosa de los Monteros, la sesión de la Comisión de Reconstrucción del Congreso: "Cierre la puerta al salir", al sentirse ofendido por el juicio de Iglesias sobre las intenciones de VOX, "de que intentan dar un golpe de Estado, pero no se atreven". Y no digamos  "las "descalificaciones" y las llamadas de PP y Vox al ejército y la Guardia Civil ", como dice El presidente de Unidas Podemos, Jaume Asens . Es cierto que las palabras vuelan, pero los ejemplos arrastran, según dice el refrán. Los insultos deben cesar, en esto no podemos imitar a nuestros representantes. Que discutan todo lo que sea, juzgando sus intenciones con argumentos, pero nunca con insultos. La confrontación de ideas e ideologías es legítima, no los insultos, como recoge este artículo de Público: No solo el padre de Pablo Iglesias es un terrorista, Podemos también es un grupo terrorista; Sánchez un sepulturero y gerontocida y 37 insultos más que Casado lanzó a Sánchez en 15 minutos y Fernando Martínez Vdal, uno de los cuatro concejales de VOX en el Ayuntamiento de Madrid, no se priva de llamar a Pablo Iglesias: Hijo de puta, mamarracho, guarro.... Pero ya se ve que, también en esto, no todos son iguales!!


Antonio Moreno de la Fuente
04 de junio 2020

Comentarios

Revista de actualidad

IMPLANTAR EN EUROPA LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL

SR. ARZOBISPO DE SEVILLA: PASE DEL CONSUELO ESPIRITUAL AL CUIDADO MATERIAL