SR. ARZOBISPO DE SEVILLA: PASE DEL CONSUELO ESPIRITUAL AL CUIDADO MATERIAL



La prensa local sevillana informa  hoy del funeral oficiado por el Sr. Arzobispo de Sevilla en la Catedral, en la tarde del jueves 4 de junio, por las numerosas víctimas causadas por la Covid-19. Según el cronista,  el mensaje que ha querido transmitir la Iglesia de Sevilla en dicho funeral ha sido: La promesa de la Vida eterna, basada en nuestra fe en que Cristo resucitó y que nosotros resucitaremos también con El. Promesa de consuelo espiritual, que nuestra fe y esperanza nos atestigua.

Sin embargo, como nuestra "fe se traduce en amor" al prójimo, según nos dice Gal, 5,6,  Juan Parejo anota que: "La Iglesia de Sevilla ha estado durante los últimos meses muy cerca de todos los damnificados, independientemente de su credo o condición, y ayer quiso darles también el abrazo simbólico y el consuelo espiritual…El arzobispo, monseñor Asenjo, ha estado desde el inicio de la pandemia muy cerca de las víctimas, los familiares y todas las personas implicadas en la lucha contra el Covid-19. Una muestra fue la rápida reacción de la Archidiócesis para hacer una importante donación de 300.000 euros y para poner a disposición de las autoridades las instalaciones del Seminario Metropolitano por si fuera necesario como improvisado hospital". Lo cual es digno de alabanza, pero insuficiente, a mi modesto entender.

La Asociación  Andaluza por los Derechos Humanos (APDHA)  estima que, en nuestra ciudad existen mas personas sin hogar, que las 794 plazas destinadas por el Ayuntamiento para ellas. No obstante,  exige al Ayuntamiento sevillano, que no se den "pasos atrás" en la atención a esas personas,  en el tránsito a la 3ª fase, porque "devolverlas a la calle no puede ser una opción". Aquí creo que la Iglesia de Sevilla, con el Sr. Arzobispo y su auxiliar monseñor Gómez Sierra a la cabeza, tiene una labor o reto. Además del consuelo espiritual que ofrecen, con toda caridad cristiana,  a los familiares de las víctimas, creo que deben pasar al cuidado material de las numerosas víctimas que la Covid19 ha causado en nuestra ciudad. Ante todo, deberían colaborar y ampliar la Red Municipal de acogida a personas sin hogar, abriendo las Iglesias y los numerosos Centros de que la Iglesia jerárquica es titular, para que ninguna persona, independientemente de su credo o condición, duerma en la calle, de ahora en adelante.. 

Así entiendo que procedió su antecesor el Cardenal Bueno Monreal, cuando la catástrofe causada por el desbordamiento del Tamarguillo en el año 1961, según nos cuenta Nicolás Salas, autorizando a D. Gregorio Cabeza,  Secretario de Vivienda y Refugios,  "para que utilizara todos los templos de la diócesis y dependencias del Arzobispado para acoger a los refugiados que lo necesitasen". Y ello, en consonancia con lo que dicen los Hechos 4,34, que en la primera Comunidad cristiana "no existía ningún indigente" y nadie pasaba necesidad. 

Antonio Moreno de la Fuente
5 de mayo del 2020
Sevilla- Comunidades Cristianas Populares

Comentarios

Revista de actualidad

IMPLANTAR EN EUROPA LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL

BANDERAS POR LA MONARQUÍA