EN ESPAÑA SOLO EXISTE EL TRABAJO INDECENTE

Mural del artista Above, en Zaragoza

     Ayer, en la antigua festividad de la Virgen del Rosario, se celebraba la 13ª Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por la Confederación Sindical Internacional . La OIT nos dice qué se entiende por trabajo y empleo decente: "El Tesauro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)  define al trabajo como el conjunto de actividades humanas, remuneradas o no, que producen bienes o servicios en una economía, o que satisfacen las necesidades de una comunidad o proveen los medios de sustento necesarios para los individuos. El empleo es definido como "trabajo efectuado a cambio de pago (salario, sueldo, comisiones, propinas, pagos a destajo o pagos en especie)" sin importar la relación de dependencia (si es empleo dependiente-asalariado, o independiente-autoempleo).

    Trabajo decente es un concepto que busca expresar lo que debería ser, en el mundo globalizado, un buen trabajo o un empleo digno. El trabajo que dignifica y permite el desarrollo de las propias capacidades no es cualquier trabajo; no es decente el trabajo que se realiza sin respeto a los principios y derechos laborales fundamentales, ni el que no permite un ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado, sin discriminación de género o de cualquier otro tipo, ni el que se lleva a cabo sin protección social, ni aquel que excluye el diálogo social".

    Pues bien, en nuestro país, las reformas laborales llevadas a cabo por el PSOE de Zapatero, en 2010 el PP de Rajoy en 2012 "sólo han servido, según UGT,  para abaratar y facilitar el despido, la excesiva temporalidad, bajos salarios, prácticas ilegales, trabajo en negro, etc. Además, la desregulación y debilitamiento de la negociación colectiva y las instituciones laborales estaban dirigidas a crear un modelo productivo precario y basado en bajos costes laborales.

    Este modelo laboral precario tiene consecuencias directas en ámbitos como la educación, las prestaciones sociales, sanidad o pensiones, dado que a empleo y salarios más precarios, menores cotizaciones y peores servicios sociales. Por esta razón es una cuestión estratégica para nuestro país derogar las reformas laborales de los últimos años y articular una regulación laboral a la medida de los retos del siglo XXI".

    Está claro que, como consecuencia al menos de las reformas laborales de esos años, en España solo existe un TRABAJO INDECENTE, por precario, de excesiva temporalidad, bajos salarios, trabajo en negro, desregularizado y sin verdadera negociación colectiva, que crea un modelo productivo precario y basado en bajos costes laborales. 

    Y lo más dañino aún es que esta situación precaria afecta especialmente a los jóvenes. Según Contexto acción (CTXT) de Público: "entre marzo y junio, la tasa de paro de las personas menores de 30 años ha pasado del 25,2% al 30%. Entre los menores de 25 años, la tasa de paro llega al 44%, un dato que sitúa a España más de 26 puntos por encima de la media Europa"

    Esta situación de un tercio de nuestra juventud parada aumenta más el índice de Trabajo Indecente existente en España. He ahí el reto que presenta esta 13ª Jornada del Trabajo decente para la sociedad entera de nuestro país, pero en especial para el Gobierno de progreso, para los Sindicatos de clase y la Patronal. A no ser que todo quede en agua de borrajas, en palabras que se lleva el viento. Lo que una vez más sería una pena y nos causaría un gran dolor.

--------------------------------------------------------------------

Antonio Moreno de la Fuente
Miembro de las CCP y de la APDHA 

Sevilla 8 de octubre 2020

 

Comentarios

Revista de actualidad

IMPLANTAR EN EUROPA LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL

BANDERAS POR LA MONARQUÍA