LA CONSEJERA ROCÍO RUIZ SE QUEDA CORTA EN EL IPII

 La Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación


    A mi juicio la Consejera se quedó corta el otro día, en Córdoba, al presentar el nuevo Plan del Ingreso por la Infancia y la Inclusión, el llamado IPIIque sustituirá al antiguo Plan de la Renta Mínima de Inserción de Andalucía (RMISA), hasta ahora vigente. 

   El nuevo IPII pretende llegar a unos 800.000 andaluces, es decir más o menos el 10% de los andaluces que se encuentran en situación de pobreza extrema en nuestra Comunidad Autónoma. Es, por tanto una medida condicionada a que estos andaluces, en pobreza extrema,  soliciten este subsidio a la Junta de Andalucía, semejante a como lo venían haciendo con la RMISA anterior. La única diferencia es que el nuevo IPII es compatible con el empleo o puesto de trabajo que ya tengan  y también con la percepción del Ingreso Mínimo Vital estatal (IMV) estatal. La Consejera es consciente de que el empleo hoy es enormemente precario y muchos trabajadores/as, a pesar de contar con un trabajo, no superan el umbral de la pobreza.

   Esta nuevo subsidio condicionado o medida de inserción social es, de entrada, digna de encomio, porque todo lo que mire a hacer desaparecer la pobreza y la exclusión social, debe ser alabada, sobre todo, si al solicitarla permite tener un empleo, condición ésta que disuadía a muchas familias a solicitar la RMISA o el IMV. Digna pues de alabanza esta medida pero, creo, que se queda corta.

  Y se queda corta, comparado con el más ambicioso Plan Piloto para implementar la Renta Básica Universal (RBU), que Cataluña quiere poner en marcha este año 2022. Este Plan es un experimento previo para la implantar la RBU en Cataluña. Y esto sí que es otra cosa y que la Junta debería imitar. De hacerlo cumpliría realmente con el artículo 23 del Estatuo de Andalucía, que en su parágrafo 2 dice: "Todos tienen derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna". Pero esa RB de que habla nuestro Estatuo es una renta condicionada, pues añade que "se recibirá en caso de necesidad", no por ser ciudadano andaluz.  Es cosa sabida, que  la RBU es muy distinta de los subsidios condicionados como el art 23,2 del Estatuto, la RMISA, el nuevo IPII o el IMV .  La diferencia principal es que la RBU es una asignación monetaria que la Generalitat del Cataluña, pretende dar a todos los que participen ahora en ese Plan piloto, de un modo incondicional, es decir por ser ciudadano catalán, no porque sea pobre. La cuantía será igual al umbral de la pobreza en Cataluña, unos 900 € mensuales y la recibirán los pobres y los que no lo son, aunque los ricos saldrán perdiendo al recibir esta asignación, pues tendrán que pagar más impuestos. Si Rocío Ruiz, la Consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, no quiere quedarse corta en su propuesta, que imite a la Generalitat de Cataluña  y anuncie un Plan piloto para implementar la RBU en Andalucía y no otro subsidio condicionado, más de los mismo. Entonces el art 23.2  del Estatuto sería un artículo muy importante, pues al  desaparecer la cláusula en caso de necesidad, afirmaría con verdad que "todo andaluz tiene derecho a una RBU, que garantice unas condiciones de vida digna". He ahí un buen reto para nuestra Consejera.

--------------------------------------------
Antonio Moreno de la Fuente
Miembro de la Asociación Andaluza por la RBU

Comentarios

Revista de actualidad

JULIO ANGUITA HA PASADO A LA OTRA ORILLA

MUERTE DE MONSEÑOR PEDRO CASALDÁLIGA

CARTA AL SR. ARZOBISPO DE SEVILLA SOBRE LAS PERSONAS SIN HOGAR