EL NUEVO SAMARITANO

 


El Domingo 10 de julio 2022,  nos recuerda  el texto del Buen Samaritano, según Lucas 10, 25-37.
Recuerdo haber leído una actualización de esta parábola, titulada El nuevo Samaritano:

   "En un suburbio de la periferia de nuestras ciudades, un hombre cayó en una zanja, mal señalizada, de una obra. En su caída  se hizo diversos rasguños en las manos y, lo que es peor, se torció un tobillo, que le impidió salir de la zanja. Pasó por allí el cura del barrio y el hombre le rogó que le diera la mano para poder salir. El sacerdote le dijo que tenía prisa para decir la Misa, que lo diría en la Iglesia, para que alguien lo socorriera. Más tarde apareció el médico del Ambulatorio y el vecino de nuevo le pidió ayuda, manifestándole el dolor del tobillo y los arañados que se había hecho al caer. Pero el médico, observando los arañazos visibles, le dijo que mandaría a alguien del Ambulatorio para que lo llevasen a su consulta....En el transcurso de este tiempo, diversos vecinos se arremolinaron junto a la zanja, comentando entre ellos el modo de sacarle de allí. De pronto, un joven, antiguo emigrante colombiano, se deslizó poco a poco dentro de la zanja.

- Y ahora ¿Qué hacemos? ¡Los dos estamos atrapados en este agujero!, le dijo el hombre.
- No se preocupe, le contestó el joven. Saldremos. Y cargándoselo a las espalda, comenzó a ascender poco a poco. Con la ayuda del resto de los vecinos, que le dieron la mano, pudieron salir efectivamente del agujero y lo llevaron al Ambulatorio".

Comentario. En la mala señalización de la obra, se simboliza la dejadez de las instituciones civiles, en este caso del Ayuntamiento, que se preocupan poco por el pueblo. La actitud indiferente del médico, simboliza la frialdad burocrática de muchos funcionarios y dirigentes de las instituciones. La poca sensibilidad del sacerdote es símbolo de la Iglesia institucional o jerárquica , que con frecuencia solo está preocupada por el culto,  la administración burocrática de los Sacramentos, sin preocuparse de las necesidades reales del pueblo. El corro de los vecinos simboliza a la masa genérica del pueblo, que solo habla y actúa poco. El joven inmigrante simboliza al nuevo samaritano, que observando la situación, actúa, a veces con riesgo de su integridad, pero con valentía. A mi ver, es símbolo del "laico" (Lumen Gentium, cap 4), miembro de la Iglesia popular, del pueblo (laos). Y en este sentido, traigo este texto del obispo emérito Pedro Casaldáliga, que dice:

   " Si decimos «Iglesia jerárquica», con más razón podemos decir «Iglesia popular». Por dos motivos: la Iglesia «tiene» jerarquía, pero «es» pueblo, pueblo de Dios. La jerarquía es minoritaria en la Iglesia, es un servicio a la Iglesia y, a partir de la Iglesia, al mundo. Mientras que el pueblo, ese pueblo de Dios, es la inmensa mayoría. Por otra parte, hablar de Iglesia popular significa hablar de una «Iglesia en la base», donde están los pobres. Una Iglesia en el lugar donde se puso Jesús. Una Iglesia en el pueblo que se reconoce, que recobra su identidad, que asume su proceso" (VIGIL,José Mª. Sobre la opción de los pobres, p.27) 

   Según Casaldáliga, hay dos secciones dentro de la Única Iglesia: "La Iglesia jerárquica  y la Iglesia popular". Lo que será objeto de un próximo comentario.

----------------------------------------------------------------

 Antonio Moreno de la Fuente
 Miembro de la Iglesia popular andaluza
 Sevilla 8 de julio 2022


 





Comentarios

Revista de actualidad

RENTA BÁSICA UNIVERSAL Y LOS CRISTIANOS (3)

NUESTRO AMIGO JUAN MANUEL PASÓ A OTRA VIDA

MUERTE DE DOS AMIGOS FRAILES FRANCISCANOS